Imprimir

Elección de la caña

Elección de la caña

La caña para cola de rata es algo muy personal; así una misma caña puede ir bien a una determinada persona y mal a otra; por ello es importante poder probarla antes de comprar un modelo de caña u otro, a no ser que ya tengamos una idea clara del tipo de caña y acción que queremos.

En tu decisión final, deben influir una serie de aspectos que comentamos seguidamente:

  1. El tamaño de los ríos o aguas que vayas a pescar: Sigue la norma de que a ríos grandes les corresponden cañas largas. Tu primera caña deberá ser un poco todo terreno, que te pueda valer para ríos pequeños, medianos y grandes sin ser verdaderamente específica para uno u otro tipo, pero bueno, de eso puedes llegar a tardar alguna temporada y al principio carecerá de importancia para ti. La longitud recomendada estará comprendida entre los 8 y los 9 pies de longitud.
  2. El tipo de pesca que vayas a realizar: No es lo mismo pescar con moscas secas que con streamers, ninfas o ahogadas ya que para facilitar una u otra modalidad será más conveniente que la caña accione predominantemente en una zona u otra a lo largo de su longitud, más hacia la punta, hacia la mitad o hacia el talón (esto es lo que denominamos "acción de la caña"). Para un primer momento, lo más aconsejable es que descartes otras modalidades de pesca que no sean con moscas flotantes, y para ello utilizarás una caña de acción media o de punta, o mejor aún una de doble acción media y de punta.
  3. El tipo de pez que vayas a Intentar pescar: Si vas a pescar solamente truchas o basses o carpas, barbos, lucios o en agua salada, deberás elegir una caña que lance una línea adecuada para soportar el peso y el tamaño del tipo de señuelo que vayas a utilizar necesariamente. Para el caso de la trucha escoge cañas que lancen líneas del 4 al 6, para basses, carpas y ciprínidos cañas de líneas del 5 al 8.
  4. Recuerda que no siempre lo mejor es lo más caro: Déjate aconsejar por algún pescador algo más experimentado y, de cualquier forma huye en todo momento de las extraordinarias ofertas que muchas veces nos encontramos en grandes almacenes, tiendas poco especializadas etc. Pero tampoco debes caer en los errores de supuestas oportunidades, ten siempre claro que nadie da duros a pesetas.
  5. Calidad de la caña: Mira que las anillas, el porta-carretes, el puño y el resto de los componentes de la caña sean sólidos y de buena calidad. Un tubo de aluminio o policarbonato y una funda de tela deberán ir acompañando siempre a vuestra adquisición, es una excelente manera de protección que te permitirá disfrutar de tu caña por muchos años.
  6. Acción: Dependiendo de vuestra manera de ser, os gustarán las cañas más o menos rápidas, eso si, en un primer momento no es aconsejable el elegir una demasiado rápida, ya que el lance deberá ser mucho más perfecto y no nos corregirá ningún tipo de defecto que podamos tener como una de acción media algo más lenta, sin caer en el grave error de escoger una caña de acción demasiado lenta que nos canse en el lanzado.
  7. Garantía: Es importante que el vendedor os garantice que posee piezas de reparación de la caña que vais a comprar y el precio de las mismas, si es por escrito mejor.
  8. Fibras: La fibra de la caña deberá ser de grafito, o alguna de sus variedades, alto modulo (grafito muy cristalizado), bajo modulo (grafito poco cristalizado), IM6, IMX, IMG (compuestos del grafito con otras fibras, composites)
  9. Tramos: La caña podrá ser de dos tra­mos o más, sin que esto afecte en absoluto a su acción, ya que los enchufes que existen hoy día en el mercado no hacen perder acción a la caña de una manera significativa, permitiendo a la misma, en modelos de alta gama, que gane una mayor y mejor acción de punta con un aumento de peso insignificante. Los tres o cua­tro tramos son de más fácil manejo, mucho más cómodos.

Seguridad:

  • Desmonta siempre tu caña durante esos pequeños trayectos, que sea lo primero que hagas cuando vuelvas al coche o tras la jornada de pesca: antes que todo, la caña.
  • Durante tus caminatas, llévala siempre con la puntera hacia atrás, para evitar chocar la punta contra algún árbol u otro objeto.
  • Límpiala de vez en cuando, no dejes que le de el sol ni el calor, así como la humedad; trata de no dejarla expuesta al excesivo calor del interior del coche en verano. Para limpiarla puedes pasarla un trapo con limpia-muebles.
  • No montes nunca la caña en el interior de una habitación y no se la prestes a nadie; sólo tú sabes cómo tratar a tu caña.
  • Guárdala siempre dentro de la funda de tela y dentro del tubo, si es que aún no te has hecho un cañero en algún rincón de tu casa, pero siempre en un lugar seco y con temperatura ambiente. Si la guardaste mojada en el río, al llegar a casa lo primero es secarla.
  • No sujetes las anillas para enchufarla o desenchufarla y enchúfala sin girarla, siempre en la misma dirección.
  • Por último, ten en cuenta que el grafito es conductor de la electricidad; ten mucho cuidado con los tendidos eléctricos, no tocar nunca con la caña sus cables ni pasar cerca de ellos. Durante tormentas, no pescar con cañas de grafito, si te sorprende alguna, déjala sobre el suelo en posición horizontal y sepárate de ella.